El arquitecto e interiorista mexicano Joaquín Homs bautizó con el nombre del peculiar mamífero oriundo de México, Centroamérica y Sudamérica a este columpio de Point que invita al descanso al aire libre en las largas tardes de verano.

Homs comentó a Moblaje que este columpio “está inspirado en el caparazón seccionado del armadillo y en su  piel, que funciona como un fuelle”. Añadió que “estábamos buscando una pieza de inspiración regional, que pudiera columpiarse y tuviera la opción de envolver la base del mueble”.

Precisó que “jugamos con varios tejidos para la base y simplificamos la estructura con segmentos de curvas para darle la forma, dejando en la cubierta el sistema plegable de fuelle  y sujetándolo de los puntos laterales para suspender el columpio”.

“Ésta –apuntó- es una pieza de formato grande, que puede dar cabida a dos personas, y estamos trabajando en una versión más pequeña para un solo usuario”.

La evolución del Armadillo

armadillo

La versión con base de aluminio anodizado permite que pueda ser instalado para su disfrute en cualquier terraza o jardín, tenga o no árboles en los que sujetarse.

La capota extendida, deja a los rayos del sol en el exterior del Armadillo y crea un ambiente íntimo y acogedor. La tela, de gran resistencia, combina a la perfección con los tonos –tostado o marfil- de la fibra sintética shintotex.

Armadillo fue uno de los productos innovadores que la firma española Point presentó en su espacio del Salón del Mueble de Milán 2016, el pasado mes de abril.

Fuentes: Joaquín Homs y Point

Regresar a página principal 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados