Milán: creatividad única

 

Una exposición que ha venido a revolucionar la industria y la presentación de mobiliario es el Salón del Mueble de Milán, que cada año mantiene como sus conceptos principales la calidad y la innovación. En su edición 2017, Il Saloni recibió a 343 mil 602 visitantes de 165 países, lo que confirma su gran éxito a nivel internacional.

La exposición es un recurso muy importante para Milán, que asume su papel de capital del diseño gracias, entre otras cosas, a la fuerte sinergia que se crea entre la ciudad, el Salón y sus numerosos eventos paralelos. “El diseño es un estado aparte y Milán es su capital”, destacó como eslogan la feria.

Il Saloni es el polo de atracción de la innovación. Y, al mismo tiempo, tiene que ser un gran ejemplo de la capacidad constante de innovar sus contenidos, al igual que su manera de comunicarse con el mundo entero, conservando siempre muy alta la reputación de la marca.

Sólo en Milán, diseñadores y proyectistas encuentran este fenómeno único de creatividad, junto a la capacidad industrial para interpretarla y representarla. Por ello, el Salón es una cita imprescindible para todos los que desean hallar inspiración, a la vez que presentan su propia creatividad”, señaló el presidente de la feria, Claudio Luti.

“Es esta enorme capacidad de atracción, precisamente, lo que convierte al Salón del Mueble en un gran recurso para el concepto Italia, al concentrar en un momento único (una semana de abril) y en un lugar único (Milán) la excelencia innovadora en materia de pensamiento y de producto.

Si queremos preservar y acrecentar este liderazgo, tenemos que encauzar nuestros esfuerzos para añadir valor a las ideas, los proyectos y la pasión que el trabajo, los productos y los eventos dejan traslucir. Hoy en día, ya no podemos imaginar el Salón como si fuera una feria y nada más, aunque tenga que conservar siempre su función comercial.

Pero el mercado exige. Nos obliga a cortar el listón presentando eventos que sean experiencias, que susciten emociones y nos hagan soñar a todos, dejando un recuerdo indeleble de un momento, un objeto, un encuentro y hasta de un negocio”, apuntó Claudio Luti.

 

Cuatro exposiciones más

 

El Salón del Mueble estuvo acompañado este año de otras 4 exposiciones: el Salón Internacional del Artículo Complementario para la Decoración, Euroluce, Workplace3.0 y SaloneSatellite.

En la edición anterior, tuvo lugar el exitoso lanzamiento de xLux, un pabellón dedicado al sector de lujo atemporal, que se reinterpreta en clave contemporánea. Este año, el Salón avanzó por el camino de la renovación, con un nuevo formato para el mueble y el artículo complementario clásicos.

Ya al ampliar su denominación, que se convierte en Clásico: La tradición en el futuro, propone una distribución más homogénea de la superficie de exposición y sin solución de continuidad. Un “paseo” central llevó al visitante hasta una sala que se nutre de valores, como “patrimonio de conocimientos”, “el saber hacer artesanal” y “la maestría en el arte de construir muebles y objetos de estilo clásico”.

Para acompañar esta nueva visión, se reprodujo una pequeña y sofisticada exposición que idearon Simone Ciarmoli y Miguel Queda, en un “Almacén”. Ahí, las piezas de interiorismo y los artículos complementarios clásicos viven en la tradición del porvenir.

Una pequeña sala teatral propuso al visitante el emocionante cortometraje Before Design: Classic, del plurilaureado director de cine Matteo Garrone. Con una emoción inagotable, que perdura a lo largo del tiempo y se lanza hacia el futuro.

 

En plena sinergia con el Salón Internacional del Mueble se celebraron las bienales Euroluce y el certamen consagrado al ambiente laboral Workplace3.0. Llegaron de la mano del Salón del Artículo Complementario para la Decoración y del SaloneSatellite.

Euroluce, en su 29ª convocatoria, se dedicó a todo lo mejor que ofrece el mercado en el universo de la iluminación: desde los productos decorativos hasta los de luminotecnia (que se usan en los sectores de la iluminación industrial, hospitalaria, del espectáculo y del alumbrado público) pasando por los sistemas de iluminación y domótica, las fuentes de luz y los softwares para las tecnologías de la luz.

Todo ello, prestándole suma atención al ahorro energético, la sostenibilidad medioambiental y la contaminación luminosa.

 

Innovación y Diseño

 

Por su parte, Workplace3.0 –en su edición 18– fue una propuesta expositiva con un concepto innovador, consagrado a la creatividad y la tecnología para diseñar el espacio donde trabajamos. Se propone como el evento que responde a los rápidos cambios que se dan en el mundo laboral y a las novedades que exige el mercado.

En la exposición, el visitante pudo encontrar las mejores propuestas de interiorismo para la oficina, bancos y compañías de seguros, oficinas de correos y espacios colectivos, asientos para la oficina y los espacios colectivos, elementos de acústica, tabiques y revestimientos, artículos complementarios para la decoración de la oficina, tecnologías audiovisuales, equipos técnicos y sistemas de seguridad.

No pudo faltar el SaloneSatellite, el lugar donde se encuentran jóvenes seleccionados de los cinco continentes con empresarios, arquitectos, diseñadores de interiores y la prensa. El tema de esta vigésima edición fue “DESIGN is…?: una pregunta abierta, actual y crucial.

El SaloneSatellite llegó a su 20 aniversario y lo celebró con la Colección SaloneSatellite 20 años: una edición especial de piezas, cuyo diseño se encomendó especialmente a 46 creadores de todo el mundo, que hicieron sus pinitos ahí.

Igualmente se celebró con “SaloneSatellite 20 años de creatividad”, una gran exposición que se realizó en la Fabbrica del Vapore, bajo la dirección de Beppe Finess. En ella, se exhibió una antología de las piezas que se presentaron en las veinte convocatorias de SaloneSatellite como prototipos y luego penetraron en el mercado luciéndose en los catálogos de empresas prestigiosas y de gran difusión, o en otros sectores productivos de significado particular.

Para respaldar la oferta comercial, se realizan dos eventos en la feria, dedicados a las dos bienales de 2016: la de la luz y la del ambiente laboral. El primero estuvo a cargo de Ciarmoli Queda Studio, que en la edición del año pasado se encargó de Before Design: Classic. Este año se tituló DeLight FuL, es decir, Design, Light, Future, Living. Lo acompañó un cortometraje de autor, que se inspiró en el cine fantasía bajo la dirección de Matteo Garrone.

El otro evento: A Joyful Sense at Work, estuvo a cargo de Cristiana Cutrona. A través de cuatro instalaciones, narró en imágenes la evolución de la oficina del futuro y, con contenidos innovadores, refundó la teoría del diseño del “producto oficina” y los espacios laborales.

Cada instalación representó las características culturales específicas de la región a la que pertenecen los cuatro estudios de arquitectura internacionales que las idearon: Studio O+A de Primo Orpilla y Verda Alexander (Estados Unidos), Ahmadi Studio de Arash Ahmadi (Irán), UNStudio de Ben van Berkel y de SCAPE de Jef Povlo (Holanda) y Studio 5+1AA de Alfonso Femia y Gianluca Peluffo (Italia). Es decir, América, Asia y Europa.

 

Los Números

 

Salón del Mueble de Milán

Más de 200 mil metros cuadrados de superficie de exposición neta con más de 2 mil expositores, entre los que figuraron cerca de 650 diseñadores de SaloneSatellite, con un 34 por ciento de empresas extranjeras.

 

Salón Internacional del Mueble y Salón Internacional del Artículo Complementario para la Decoración

Más de mil 400 expositores, distribuidos a lo largo de más de 150 mil metros cuadrados subdivididos en 3 tipologías estilísticas:

Clásico – 283 expositores (con un 6% de extranjeros).

Design – 874 expositores (con un 38% de extranjeros)

 

xLux – 239 expositores (con un 14% de extranjeros).

Euroluce- 485 expositores (con un 48% de extranjeros) en más de 39 mil 619 metros cuadrados.

 

Workplace3.0– 101expositores (con un 39% de extranjeros) en más de 9 mil 800 metros cuadrados.

 

SaloneSatellite

Alrededor de 650 diseñadores de facultades de diseño de todo el mundo, en 3 mil metros cuadrados aproximadamente.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados