Desde hace décadas, Daniel Libeskind pertenece al grupo de los arquitectos más famosos y con más éxito del mundo. Él no crea sus proyectos según un estilo determinado sino que los hace surgir desde un conjunto de diferentes declaraciones e impulsos en relación a un contexto.
En todas sus obras se pueden descubrir indicios hacia temas históricos, filosóficos o religiosos que se relacionan con la idea de la misma. Con su pabellón Vanke en la EXPO de Milán 2015 y el nuevo centro de congresos en Mons, Bélgica, la ciudad de cultura europea de este año, Libeskind está presente en dos sitios de fuerte atracción. Ambos proyectos incluyen, aparte de un diseño extraordinario y unas formas originales, a Duravit en el equipamiento de los baños públicos.

Pabellón Vanke

Todos los diseños de Libeskind narran su propia historia. Así pasa también su proyecto más novedoso: el pabellón Vanke. El edificio escultural aparece en un primer momento como un dragón dormido y es gracias a su extraordinaria forma una de las atracciones de la EXPO de Milán 2015.
El promotor del pabellón es una empresa china y por esta razón Libeskind se inspiraba en la mitología de esa nación. Él buscó un punto de conexión entre el leitmotiv de la exposición mundial “Feeding the Planet, Energy for Life” con un mensaje típico de paisaje.
En la Asia del Este encontró finalmente lo que buscaba: aquí los dragones son conocidos como portadores de lluvia y de fortuna. Una criatura de las fábulas que representa tanto la fertilidad como también la fuerza universal.
Para llevar su interpretación del dragón a Milán, el arquitecto creó primero un edificio de aproximadamente 800 metros cuadrados, donde la forma no seguía a ninguna norma establecida. La construcción se eleva formando un fuerte movimiento de espiral hacia arriba y encuentra su final en una terraza en el tejado.

Para ver esta página necesitas Iniciar sesión o Suscribirte a Moblaje

Sobre El Autor

Artículos Relacionados