Casa Bunker, una experiencia de vida

 

Nuevamente Taufic Gashaan nos deja claro que el diseño y la innovación no tienen porqué limitarse a elementos con precios elevados y traídos de países lejanos: con uno o varios contenedores pueden concretarse proyectos atractivos y de concurso, como lo confirma su más reciente creación: la Casa Bunker.

“Definitivamente, comenta el reconocido arquitecto tapatío, la casa búnker marca el inicio de nuestra nueva propuesta integral de casas semi subterráneas industriales, con espacios definidos y conceptuales. Con ellas, a primer vistazo podríamos remontarnos a los bunkers utilizados en la Segunda Guerra Mundial”.

Transformamos estas frías cajas de concreto en toda una experiencia de vida. Los tres materiales predominantes en la fachada son el acero negro de su pérgola, el ladrillo de lama crudo y el concreto; tres materiales muy diferentes pero al mismo tiempo combinables en la arquitectura moderna.

“No cabe duda que esta nueva propuesta causará polémica, advirtió, ya que el diseño interior rompe con algunos paradigmas relacionados con las distribuciones tradicionales que tanto daño han hecho a la arquitectura, debido a su falta de creatividad y a su conformismo, a tal grado que no permiten que las personas piensen en algo distinto. Dicen que la costumbre es más fuerte que el amor y lo mismo pasa en la arquitectura”, subrayó.

Definitivamente, el interior monocromático hace que resalten los detalles industriales de la bóveda negra, muy poco común en una casa aviación. Aunado a esto, sus tonos oscuros perfectamente iluminados nos transportan a un rincón armónico y cálido todo el tiempo.

Un detalle a resaltar es que la casa se vive adentro sin necesitar las grandes áreas verdes que comúnmente vemos en las casas tradicionales. En la parte trasera, un patio central es el escenario perfecto para distribuir el acceso a las 4 recámaras, perfectamente orientadas y con una exquisita vista al centro del patio, enmarcado por un jacuzzi que es la médula central transmitiendo armonía y absoluta tranquilidad, como si todo el tiempo estuviéramos en un pequeño hotel boutique, listos para desconectarnos.

Sin duda, se trata de una propuesta fuera de lo normal, que enamora a cualquiera que ha tenido la oportunidad de viajar y descubrir nuevas fronteras en la arquitectura y el interiorismo. Hay que hacer nuevas propuestas y arriesgarse un poco, luchar contra lo tradicional, pues hoy en día gozamos de acceso a innumerables materias primas, en un mundo moderno y cambiante.

“Sólo hay que echarle un vistazo a la casa búnker: las palabras sobran cuando ves las imágenes. Rompe con todo y realmente no se asemeja a nada de lo que comúnmente vemos. Todo lo contrario: .definitivamente propone e impone tendencia”, recalca Gashaan.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados